jueves, 13 de mayo de 2010

La sombra del alba 4º capítulo


4. El fin de un pueblo


Vallejos estuvo un buen rato sin hablar tras salir de la tienda, sus compañeros, preocupados por su reacción, empezaron a acosarle a preguntas:

-¡¿Qué te ha dicho, volvemos a Sevilla?!

-¿Los republicanos están avanzando?

-¡¿Qué coño pasa Agustín?!- después de que Jimeno le hiciera esta pregunta Vallejos empezó a temblar.

Fuentes viendo el desastre avecinarse se introdujo dentro de la piña que se había formado en torno al soldado y rápidamente le saco y se lo llevó.

Después de cuarto de hora caminando sin decir ambos ni una palabra pararon cerca de un riachuelo y se sentaron a la sombra de uno de esos pinos centenarios tan enormes de Tarragona. Tras un rato, y viendo Fuentes, que Agustín se empezaba a relajar le hizo la pregunta que el soldado esperaba.

-¿Estás bien camarada?- al decir esto Agustín Vallejo uno de los hombres más fuertes tanto física como mentalmente que Aurelio había conocido, se derrumbó y miro con una profunda tristeza a su cabo.

-¿Bien?, no señor.

-¿Qué ha pasado ahí dentro soldado?- La cara de Vallejos era todo un poema.

-Señor, el general me ha informado que descansaremos en este lugar durante dos días porque… porque a pocas horas de camino se encuentra un pueblo llamado La Mussara… el cual, van a utilizar para practicar con los nuevos bombarderos llegados de Alemania.

-¿Es un pueblo de los republicanos?

-No señor, se declaro neutral al comienzo de esta absurda guerra- Agustín se dio cuenta de lo que había dicho demasiado tarde como para remediarlo, pero para su sorpresa el cabo no hizo ni dijo nada para reprenderle. Tras unos interminables minutos de angustia Fuentes se sentó a su lado, encendió un cigarrillo y le ofreció otro.

-Tranquilo soldado no eres el único lo piensa- La sorpresa de Agustín no podría ser mayor ni aunque un submarino emergiese del riachuelo.

-Desde el principio no he sacado nada bueno de esta guerra, llevo dos meses sin ver a nadie de mi familia y sin saber nada de ellos, además este paisaje no se puede comparar a nuestra Sevilla, ¿verdad?

-No sé qué decirle señor, en este lugar fui un chaval bastante feliz, guardo muy buenos recuerdos de estos paisajes.

-Creía que había vivido usted toda su vida en Sevilla- Antes de contestar Agustín dio una fuerte calada al cigarrillo.

-No mi cabo, mis padres y yo tuvimos que emigrar aquí a Tarragona durante un tiempo debido a que mi señor padre, Dios lo tenga en su gloria, fue un día hacía el ayuntamiento, cuando yo era todavía muy chico, y a voces proclamó que este país no era nada sin rey. A los pocos días tuvimos que mudarnos aquí, donde viví gran parte de mi vida, hasta que mi padre murió y cuando volvimos todos lo habían olvidado ya.

-¿Y cómo conseguisteis sobrevivir tanto tiempo aquí sin conocer a nadie?- El cigarro de Aurelio se había consumido hasta el filtro mientras hoy la historia del soldado, rápidamente lo tiró y sacó otro del paquete, solo le quedaban cuatro para todo el día.

-Teníamos familia viviendo por la zona, mi tío y su mujer nos acogieron sin ningún reparo aun sabiendo lo que había hecho mi padre, eran muy buena gente. Yo pase toda mi infancia jugando con mis primos, El hijo de mis tíos Gabriel y una sobrina de la mujer de mi tío, no me acuerdo muy bien de su nombre… creo que era… Isabel.

-Fíjate que cosas, y tras tantos años aquí estas de vuelta ¿No te gustaría visitarlos soldado y recordar viejos tiempos?- Vallejos no contesto, Aurelio creyó que era porque no se atrevía a pedirle unos días para visitarlos pero viendo el contratiempo por la prueba de los bombarderos decidió darle una alegría.

-Vamos Vallejos, dime donde está y si no está muy lejos te acompaño y así me presentas alguna moza, que aquí uno se muere de ganas de una mujer tras tantos meses rodeado de hombres.

-No está muy lejos señor, solo a unas horas de aquí, llegaríamos antes de cenar.

-¿Y cómo se llama ese paraíso si se puede saber?

-La Mussara… señor.

Por primera vez en la vida Aurelio Fuentes sintió como el humo le quemaba los pulmones.

1 comentario:

  1. Joe quiero llorar T_T XD pon mas que yo ya no puedo me dejaste que la pobre muger hay dando a luz en la iglesia sola y con petardazos y ahora tambien ¿¿es el quien la recoge del suelo en la iglesia?? Dime que si jajaja.

    Besos

    ResponderEliminar