viernes, 14 de mayo de 2010

La sombra del alba 5º capítulo


5. El sonido de la muerte


No quedaba nada.

Fuentes y Vallejos pidieron permiso al general para visitar la zona y realizar una ronda de reconocimiento, lo que el general no sabía era que en cuanto los soldados se encontraron lo suficientemente lejos del campamento estos echaron a correr hacia su destino… La Mussara.

-No me lo puedo creer- Por primera vez a Vallejos le flaquearon las piernas y cayó sin remedio de rodillas al frio y duro suelo.

-Parece el puto infierno- Aurelio no paraba de mirar de izquierda a derecha.

Allá donde miraran solo podían ver pilas de cascotes de lo que antes eran las casas de los aldeanos. Nubes de polvo negro invadían el ambiente e impedían ver por completo el horrible panorama. Mientras caminaban por ese horrible paisaje con Vallejos apoyado en Fuentes, empezaron a vislumbrar los terribles acontecimientos que allí ocurrieron. Pilas de cadáveres se amontonaban sobre los escombros, no parecía quedar ningún superviviente. Al llegar a la casa del tío de Vallejos este paró de repente.

Una horrible estampa quedaría en el recuerdo de los dos hombres para siempre. De la casa solo había quedado en pie el pilar maestro y la pared lateral izquierda de la casa, dentro, en el centro de la casa, se veían restos de unos cuerpos calcinados y en la pared de la casa se podía ver un cuerpo enteramente calcinado de un hombre que parecía haber sido de una complexión fuerte en vida.

-Tío… - Agustín se desprendió de su compañero y fue caminando a paso lento hacia el interior arrastrando con sus pies toda la ceniza que rodeaba el lugar. Al llegar a donde estaba el cadáver se arrodillo, agacho la cabeza y gritó.

Junto con ese panorama Aurelio recordaría toda su vida hasta el día de su muerte el grito de angustia de su compañero. Ese grito arraso por completo toda esperanza y todo propósito de encontrar a alguien con vida.

Tras veinte minutos ninguno de los dos se atrevió a decir una sola palabra, ninguno se movió, apenas respiraban, pero entonces lo oyeron. Un sonido atronador parecía hacerse más fuerte cada segundo, tras unos minutos de incertidumbre lo vieron.

-Vuelve, otra vez- a lo lejos mirando al sur se podía ver una pequeña mancha negra que parecía crecer por momentos.

-¡¡¡Corre Vallejos, corre joder, por tu puta madre!!!- Pero Vallejos no oía nada. Rápidamente Aurelio cogió a su compañero por los hombros y empezó a arrastrarle pero no podría llevar ese cuerpo por mucho tiempo.

-¡¡¡Joder no quiero morir aquí soldado, levántate!!!- Apenas se oía así mismo. El sonido se había convertido en ruido, y era insoportable. A lo lejos la mancha se había transformado en un bombardero y avanzaba a una velocidad vertiginosa hacia ellos.

5 comentarios:

  1. HOLAAA VENGO POR RECOMENDACION DEL BLOG DE BONNIE Y BUENOO NO EMPEZADO A LEER TUS HISTORIAS PERO ME ECNANTO EL FONTO DE TU BLOG JEJEJE Y YA ME HICE TU SEGUIDORA PASATE POR MI BLOG http://adifferentworldforgirls.blogspot.com/


    Y HORITA ME PONGO A LEER LOS CAPITULOS SE Q ME VA GUSTAR POR LA RECOMENDACION DE BONNIE



    SALUDOSSSSS =)

    ResponderEliminar
  2. ahhhhhhhhhhh y se me olvido pasate http://adifferentworldforgirls.blogspot.com/ y si kieres me sigues y tb nos podemos afiliar =)

    ResponderEliminar
  3. Hola, acabo de leer los cinco capítulos del tirón. La historia está muy interesante.

    Te sigo y me llevo tu banner a mi blog. Sigue escribiendo y verás como los seguidores aumentan rápido. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Como dije, amo la forma en la que redactas la historia...

    La trama esta wow... :)

    Y bueno sigue escribiendo así de bien

    ResponderEliminar
  5. Cada vez se me hacen mas cortos jooo... siempre nos dejas en lo mejor y eso no puede ser eh..

    Besos

    ResponderEliminar